0
  • Sin productos en el carrito
Total:0.00

MARTIN MUTHENTHALER

Su propiedad es el principio y el fin de la región de Wachau. Detrás de él comienza el Waldviertel (bosque) mientras que en la otra dirección se elevan las laderas extremas del Spitzer Graben en las que arraigan sus viñas: Riesling en el monumental e impresionante viñedo Bruck, Veltliner justo al lado en los viñedos del Schön. Además he estado desarrollando lentamente unas 13 terrazas en la ladera del Brandstatt que son un sueño de vida y un experimento al mismo tiempo. Los tres comparten las severas condiciones del Spitzer Graben: un clima duro y un terreno rocoso con rendimientos mínimos. Sus viñedos se cultivan orgánicamente y la mayor parte del trabajo se sigue haciendo a mano. El resultado son vinos que cuentan de forma distinta y auténtica la historia de nuestra región Wachau.


La conversión a la agricultura orgánica se debe a la ayuda de su compañero y amigo Peter-Veyder Malberg, que le introdujo lentamente en el mundo de los métodos de elaboración de vino alternativos y sostenibles. De ahí a la idea de crear vinos de alta calidad el camino fue corto.


Absolutamente esencial en su desarrollo fue la aproximación gradual a la viticultura orgánica. De este modo siguió una doble hipótesis que hace tiempo se transformó en una firme creencia: por un lado asumió que las vides en un entorno libre de herbicidas y fungicidas se desarrollarían mejor, por otro lado quería representar el terruño del Spitzer Graben de la manera más auténtica y con la menor intervención posible. La razón por la que sus vinos no se etiquetan como Federspiel o Smaragd surge de un pensamiento similar. Conservar la libertad de dejar hablar a la cosecha y desencasillarlo a él y a sus vinos en un sistema de jerarquías. Evitar estas limitaciones se corresponde con su autoconcepción como viticultor y ser humano.

Seguimos llevándote el vino a casa en 24/48 horas. Delivery within all EU-countries.
preloader