0
  • No products in the cart.
Total:0.00

Lote de octubre

Disfruta de un precio especial y de envío gratuito en la selección de vinos exclusiva
del Club Eclèctic. Oferta sujeta a disponibilidad.


  • Coste es un vino blanco de los hermanos Danjou Banessy que ofrece la fina precisión y la exuberante fruta que uno podría esperar de un vino de Borgoña o de Loira, pero en el Rosellón y de Macabeo.
    Te ofrecemos una cata vertical de las añadas 2017, 2018 y 2019 para poder apreciar la influencia de cada añada sobre esta misma cuvée


2017


    Especialmente durante los meses de enero y marzo el viñedo del Rosellón recibió lluvias récord (un total de tres meses de 160 mm), muy por encima de otros años. Además, 2017 ha sido un año lluvioso en general, con 250 mm de lluvia que han caído hasta la fecha. Al llegar después de un 2016 muy seco, esta agua del cielo reabasteció los suelos y subsuelos y creó condiciones de crecimiento favorables durante el ciclo vegetativo de la vid. A pesar de las temperaturas superiores a la media en invierno y primavera, el viñedo del Rosellón sufrió varios episodios de heladas que destruyeron aproximadamente 500 hectáreas. Estas temperaturas más altas de lo normal llevaron a una cosecha históricamente temprana: la brotación se adelantó 9 días, la floración 12 días y la madurez de la uva, 15 días antes de lo previsto.

    Desde el inicio del ciclo vegetativo, las vides estaban en perfecta salud. La ausencia de estrés hídrico, combinada con el clima favorable, dio como resultado un crecimiento muy agradable, con un equilibrio óptimo entre hojas y uvas. Dadas estas condiciones, los primeros racimos se cosecharon en la primera semana de agosto, o 2 semanas antes que en 2016. La maduración continuó a buen ritmo después de eso, y la cosecha siguió; la última cosecha fue a finales de septiembre, con el Muscat d’Alexandrie para el Vin Doux Naturels. Los blancos ya terminados muestran un interesante y delicado perfil aromático, con notas de flores y frutas frescas.

    La degustación de los mostos sugiere una encantadora complejidad, apuntalada este año por un buen soporte ácido. Esta precoz cosecha de 2017 ya es de alta calidad. Puede ocupar su lugar entre los grandes años en el Rosellón, “En este año tan atípico, debo saludar el gran profesionalismo de los viticultores y de las bodegas del Rosellón: supieron adaptarse a una situación de precocidad totalmente nueva, llegando incluso a dividir sus parcelas para seguir de cerca las maduraciones fenólicas que a veces eran diferentes de un extremo a otro de una parcela. El resultado es una cosecha que promete ser excelente, de un año que fue todo menos normal.


2018


    Se reunieron las condiciones perfectas para fomentar una cosecha cualitativa de 2018: un invierno seco, seguido de una primavera húmeda contrarrestada por los vientos de la Tramontana, y un verano puntuado por olas de calor, pero templado por las continuas tomas de agua. Un resultado positivo para el viñedo de Roussillon y sus productores que, por lo tanto, han acogido con satisfacción el retorno a los volúmenes de producción normales, después de los volúmenes históricamente bajos de las cosechas de 2016 y 2017. Un clima intenso pero equilibrado. Tras un invierno seco, el viñedo del Rosellón ha sido bien regado por la lluvia durante la primavera, con 262 mm/m2, un aumento del 42% respecto a la media documentada. Las precipitaciones permiten la reposición de las reservas de agua en el suelo y proporcionan las condiciones hídricas propicias para el crecimiento saludable del viñedo durante el ciclo vegetativo. Las lluvias primaverales también han obligado al vinicultor a una rigurosa diligencia que ordena el seguimiento del estado de la condición sanitaria en el viñedo, con el fin de contener la presión fitosanitaria. Afortunadamente, la Tramontana, un poderoso viento del noroeste que se origina en las cordilleras y sopla hacia el Golfe du Lion, jugó un papel instrumental en la remediación natural al secarse sobre el suelo después de cada episodio de lluvia. Pero más allá de estos factores naturales, es realmente el saber hacer de los vinicultores lo que ha preservado, a pesar de esta perdonadora primavera, las condiciones sanitarias del viñedo.

    La reposición de las reservas de agua, combinada con las temperaturas relativamente bajas durante la estación de primavera, han resistido el intenso calor de agosto, y han asegurado un ciclo de crecimiento relativamente normal, desde la brotación hasta la cosecha. Debido a la ausencia de estrés hídrico, la vegetación prosperó y permitió un buen equilibrio de las uvas y las hojas. La madurez se ha desarrollado normalmente y la cosecha de las variedades de uva blanca y rosada se han sucedido a un ritmo constante desde finales de julio. Desde principios de septiembre, las temperaturas medias nocturnas y matinales han favorecido una maduración óptima de los compuestos fenólicos de la uva, conservando su contenido de acidez y la frescura de su perfil aromático.

    La temporada de vendimia para la mayoría de los vinos secos se ha extendido, por lo tanto, durante un período especialmente largo, desde finales de julio hasta principios de octubre. Los prometedores vinos blancos, han desarrollado pronto un delicado perfil aromático, evocando notas florales y de fruta fresca.
    La cosecha 2018 muestra un gran potencial con una complejidad aromática que es a la vez juvenil y profunda, así como una textura suave y elegante marcada por taninos maduros y aterciopelados. Ilustra perfectamente el respeto que los viticultores mantienen en el viñedo, plenamente comprometidos con la revelación de la identidad de la diversidad de sus terruños. Esta cosecha altamente cualitativa se distingue de las anteriores por sus volúmenes de producción moderados, pero más representativos de los normales, tras una cosecha de 2016 históricamente baja en el Rosellón, y una cosecha de 2017 caracterizada por un volumen de producción modesto en toda la costa del Mediterráneo. El 2018 puede convertirse en una de las mayores cosechas expresadas por el viñedo de Roussillon.
    En palabras de los hermanos Benôit y Sébastien, Danjou Banessy, probablemente la mejor añada de varias de sus cuvées, como el espectacular Roboul 2018.


    2019


    Una cosecha muy bonita La temporada de vendimia está llegando a su fin en el Rosellón. Con el 80% de las parcelas ya recogidas, los viticultores pueden informar positivamente de que la añada 2019 parece ser excepcional, a pesar de una disminución del 20-30% en términos de volumen. Un clima difícil En el país catalán, la vendimia comenzó alrededor del 15 de agosto, unas dos semanas más tarde que el año pasado. Este retraso en la maduración se explica por la ola de calor de finales de junio y la sequía de julio. Las frescas temperaturas vespertinas de agosto y las lluvias de septiembre fueron beneficiosas para las viñas, que se mantuvieron sanas y mostraron un buen equilibrio entre hojas y uvas. Trabajo meticuloso en la viña y la bodega Aunque todavía es demasiado pronto para dar cifras exactas, los volúmenes de 2019 serán inferiores a los de 2018. Con una disminución de aproximadamente un 20 a un 30%, el total debería estar en torno a los 600.000 hl. Ha sido una cosecha menor, perfectamente controlada por los viticultores, que han intensificado sus esfuerzos desde el inicio del ciclo de cultivo hasta más allá de la vendimia. “El cuidado de las viñas, y de las uvas en la bodega, fue decisivo. Debido a la sequía, las uvas cosechadas eran más pequeñas de lo habitual, con poca pulpa. Por tanto, fue necesario mostrar meticulosidad y atención en la selección de las parcelas, pero también en la maceración y el prensado”, subraya Philippe Bourrier, Presidente del Conseil Interprofessionnel des Vins du Roussillon (CIVR). Un trabajo duro que ha dado sus frutos, ya que los primeros informes de las bodegas anuncian una cosecha excepcional. Una añada de calidad con gran finura El clima cálido y seco de este verano, así como las lluvias de septiembre, permitieron elaborar vinos blancos y rosados aromáticos, marcados sobre todo por notas de frutas exóticas, y que muestran una encantadora frescura y un gran equilibrio entre alcohol y acidez. Los vinos tintos ya muestran muchas capas: aromas de frutas rojas y taninos de gran calidad, carnosos y flexibles. Para algunos, ésta podría ser una añada para acostarse. En cuanto a los vinos a base de moscatel, ya muestran mucha frescura aromática, lo que es un buen augurio para los Muscats de Noel (Moscatel de Navidad). En cuanto a los Vins Doux Naturels (Vinos Dulces Naturales) de Banyuls, Maury y Rivesaltes, su elegancia, finura y equilibrio apuntan a que son vinos muy agradables de reposar. “El 2019 será, pues, un buen año, marcado por la disminución del volumen. La región del Rosellón vuelve a presentar vinos elegantes y bien elaborados en todas sus denominaciones: AOP e IGP secas, así como VDN”.

Activar aviso de disponiblidad Te informaremos cuando el producto esté disponible de nuevo. Por favor indícanos el correo en el que deseas recibir el aviso.
Usamos cookies como todos los demás y ese rollo. Si aceptas o continúas navegando significa que consientes su uso    Más información
Privacidad
preloader