Vinos

Showing 1–24 of 75 results

  • Un Riesling Kabinett accesible, perfecto punto de acceso al Mosela, acompañando cualquier comida, y también ideal como aperitivo y por copas.

    Selbach-Oster tiene la capacidad de poner en juego estilo, finura, elegancia, sus maravillosas notas minerales y vibrante acidez. Un elaborador sin puntos débiles en todo el espectro desde secos a dulces.

  • LLuvia. Pluviometría añada 2016 245mm. Eda del viñedo de Garnacha 10-40 años, edad viñedo de bobal por encima de 80 años. Cultivo orgánico, en secano. Conducción tradicional en vaso y en espaldera. Suelos franco-arenoso, clacáreo, poco profundo. Elaboración: Vendimia manual, transporte en cajas, selección de racimos, encubado de racimos sin despalillar, maceración carbónica, despalillado, maceración pelicular 24-28 horas, prensado manual, estabilización espontánea en inox durante el invierno, embotellado en la propiedad.

    Alberto Pedrón. Viñador que brilla con luz propia entre la talentosa nueva hornada de elaboradores locales, autor del icónico Sentencia y del celebrado Lluvia, Alberto desarrolla una gran labor de rescate de viñedos viejos.

  • Claus Preisinger. Claus es el miembro más joven del grupo Pannobile, surgido en Burgenland para defender el carácter único de su terruño y sus variedades locales. Se situa ya en la vanguardia entre los prodcutores austríacos. Poniendo siempre el acento en sus suelos. Certificado orgánico, sus vinos siguen los preceptos de la biodinámica. Uno de los elaboradores que viene creando más expectación en las ferias de vino natural.

  • Sus aromas a flores y frutas blancas contribuyen a resaltar su frescura. Este vino espumoso, elaborado según el metodo champenoise, se distingue por su versatilidad y elegancia final. Para acompañar pastas durante el aperitivo, podrán también apreciarlo con pescados nobles como el rodaballo

    André Kientz ha dado un importante salto cualitativo con esta bodega que data de 1696. Sus vinos reflejan sutilmente y con elegancia la pureza de su amplia paleta varietal. Desde sus genéricos de la Metzig a sus grand cru Winzenberg.

  • Riesling seco, aromático, afrutado y con buena estructura. Siempre presentes las notas pizarrosas propias del Mosela. Excelente con sushi, comida asiática, pescado graso.

    Selbach-Oster tiene la capacidad de poner en juego estilo, finura, elegancia, sus maravillosas notas minerales y vibrante acidez. Un elaborador sin puntos débiles en todo el espectro desde secos a dulces.

  • El vino aromáticamente más exuberante y exótico, equilibrado por una buena acidez.Como es sello de André Kientz en un registro de finura y elegancia. Aromas a litchi, frutas de la pasión y rosa, de carácter especiado. Platos exóticos o especiados (pollo con piña o Tandoori, cerdo al caramelo), quesos fuertes (azules, de oveja), foie, Cangrejo relleno, langosta en salsa.

    André Kientz ha dado un importante salto cualitativo con esta bodega que data de 1696. Sus vinos reflejan sutilmente y con elegancia la pureza de su amplia paleta varietal. Desde sus genéricos de la Metzig a sus grand cru Winzenberg.

  • Vino parcelario, cuyos viñedos lleva con mimo Emeline, la hija de André Kientz, presente y futuro de la bodega. Tan solo se elabora en las añadas que reunen las condiones para garantizar su calidad. Posee la frescura y elegancia sellos de la casa, mineralidad y fruta en equilibrio, y donde asoman leves hidrocarburos que se irán haciendo más presentes con su tiempo en botella.

    André Kientz ha dado un importante salto cualitativo con esta bodega que data de 1696. Sus vinos reflejan sutilmente y con elegancia la pureza de su amplia paleta varietal. Desde sus genéricos de la Metzig a sus grand cru Winzenberg.

  • Vino parcelario, cuyos viñedos lleva con mimo Emeline, la hija de André Kientz, presente y futuro de la bodega. Tan solo se elabora en las añadas que reunen las condiones para garantizar su calidad. Posee la frescura y elegancia sellos de la casa, mineralidad y fruta en equilibrio, y donde asoman leves hidrocarburos que se irán haciendo más presentes con su tiempo en botella.

    André Kientz ha dado un importante salto cualitativo con esta bodega que data de 1696. Sus vinos reflejan sutilmente y con elegancia la pureza de su amplia paleta varietal. Desde sus genéricos de la Metzig a sus grand cru Winzenberg.

  • Vino procedente de suelos calizos. Fermentación espontánea en depósitos de acero, madurado en barricas usadas. En nariz ahumados, ciruela, cereza, posteriormente guindas, tierra, olivas negras, estragón, profundo y especiado, pero sin epatar, fino y largo. En boca, ciruela, picota, saúco, hierbas provenzales, chocolate negro. Buena longitud y acidez.

    Claus Preisinger. Claus es el miembro más joven del grupo Pannobile, surgido en Burgenland para defender el carácter único de su terruño y sus variedades locales. Se situa ya en la vanguardia entre los prodcutores austríacos. Poniendo siempre el acento en sus suelos. Certificado orgánico, sus vinos siguen los preceptos de la biodinámica. Uno de los elaboradores que viene creando más expectación en las ferias de vino natural.

  •  

    Danjou-Banessy Los hermanos Sébastien y Benoît constituyen una referencia no solo en la región sino también en una forma de entender el vino. Chapeau!

  • Claus Preisinger. Claus es el miembro más joven del grupo Pannobile, surgido en Burgenland para defender el carácter único de su terruño y sus variedades locales. Se situa ya en la vanguardia entre los prodcutores austríacos. Poniendo siempre el acento en sus suelos. Certificado orgánico, sus vinos siguen los preceptos de la biodinámica. Uno de los elaboradores que viene creando más expectación en las ferias de vino natural.

  • Anthony Thévenet es un joven enólogo que sólo lleva produciendo desde 2013, pero en esos pocos años sus vinos han tenido un gran éxito. Recientemente estudió viticultura en la escuela, mientras trabajaba a tiempo parcial para el pionero del vino natural Georges Descombes. Esta fue su primera experiencia de aprendizaje sobre la producción de vino natural, una experiencia que se amplió con su continua tutoría por Jean Foillard.

    Aunque Thévenet puede ser nuevo en la escena, su familia ciertamente no lo es. Su bisabuelo trabajaba las viñas aquí, al igual que su abuelo, de quien heredó sus dos primeras hectáreas (a las que recientemente añadió una hectárea en Côte du Py). Algunas de sus viñas tienen 150 años de antigüedad y se erigen como monumentos históricos de la orgullosa historia de su familia. Una de las parcelas lleva allí un siglo y produce un vino magnífico.

    El terruño es en gran parte de arena y granito ricos en hierro, conocidos como “rocas podridas”. La poca profundidad del suelo no ha impedido que las viñas se adapten a las condiciones, a menudo áridas, y que sus raíces se profundicen para encontrar humedad. Quizás una de las razones de este aparente ingenio por parte de las plantas es el cuidado que reciben de Thévenet, que las cuida meticulosamente a mano, labrando la tierra él mismo. El suelo de Côte Du Py, famoso por producir excelentes vinos tintos profundos, está compuesto principalmente de roca volcánica, esquisto y granito azul. El verano aquí es largo y caluroso, seguido de inviernos fríos – perfecto para cultivar uvas gamay.

    Anthony Thévenet elabora vinos limpios, precisos, delicados y con gran expresión de terroir, un joven talento que ya se destaca en el firmamento de Beaujolais.

  • Aromas originales a cerezas, frambuesas, que acompañan un cuerpo rico y equilibrado. Fresco al ataque, posee una finura de burbujas muy elegante y cierta complejidad. Puede ser servido para el aperitivo, pero, un postre con frutas rojas lo pondrá de relieve, como crema de frambuesa, sopa de fresa, pastel de cereza con pimienta de Seichouan,etc.

    André Kientz ha dado un importante salto cualitativo con esta bodega que data de 1696. Sus vinos reflejan sutilmente y con elegancia la pureza de su amplia paleta varietal. Desde sus genéricos de la Metzig a sus grand cru Winzenberg.

  • Con un 50% procedente de Grand Cru, un pinot gris muy redondo y elegante, suave en boca, conservando frescura, exhala aromas a pera, hinojo, miel y sotobosque.Gracias a su finura, combinara perfectamente con platos gastronómicos de otoño y invierno, además de vieiras, langostinos, carnes blancas, mollejas, champiñones, calabaza, pescado en salsa con nata, quesos.

    André Kientz ha dado un importante salto cualitativo con esta bodega que data de 1696. Sus vinos reflejan sutilmente y con elegancia la pureza de su amplia paleta varietal. Desde sus genéricos de la Metzig a sus grand cru Winzenberg.

  • Vino procedente de las tres parcelas de Selbach-Oster en Zeltingen, principalmente Himmelreich. Kabinett seco, fino, con un buen equilibrio de fruta y acidez. Notas de melocotón blanco y manzana madura, con la mineralidad de los suelos de pizarra. Un verdadero Kabinett, moderada graduación, suave y ligero en el mejor sentido. 100% selección manual, cosechado a medidaos de octubre de 2012. Fermentación al 50% en fudres y 50& tanques de inox.

    Selbach-Oster tiene la capacidad de poner en juego estilo, finura, elegancia, sus maravillosas notas minerales y vibrante acidez. Un elaborador sin puntos débiles en todo el espectro desde secos a dulces.

  • Selbach-Oster tiene la capacidad de poner en juego estilo, finura, elegancia, sus maravillosas notas minerales y vibrante acidez. Un elaborador sin puntos débiles en todo el espectro desde secos a dulces.
    Con su gama de Beerenauslese y Eiswein se encarama a las más altas cotas que la riesling y el privilegiado Mosela puedan llegar a alcanzar.